Negro

Ficha técnica

Longitud de onda: corresponde a la ausencia de energía lumínica en el espectro visible.

Etimología: del latín niger, -gra, -grum, donde niger es el negro brillante y ater el negro opaco –o también– niger como oscuro o funesto y ater como triste o sombrío. Además la palabra negro es muy cercana al vocablo griego nekro, que significa muerto.

Nombres o matices de negro: aciago, apizarrado, atezado, atramento, azabache, bruno, bruño, cambujo, betún, denegrido, endrino, ennegrecido, melanoideo, negruno, negrura, negruzco, nigrescente, oscurecido, oscuro, pimiento, pizmiento, retinto, sable, sombrío, tapetado, tezado, tostado.

Significados

El negro es la ausencia de todos los colores. En lo estricto de esta afirmación, el negro no es un color. Pero aunque no lo sea, el negro es percibido y como tal, está dotado de un simbolismo que no se puede comparar al de ningún otro color. El negro simboliza el final, ya que el blanco es el principio. El negro más profundo se encuentra en el universo y es la ausencia absoluta de luz. Todo acaba en el negro: la carne descompuesta se vuelve negra, como las plantas podridas y las muelas cariadas. Para Goethe, el negro se encuentra del lado pasivo, junto a la sombra y la oscuridad.

El negro como color del fin, es también el color del duelo. La muerte es a veces representada como una figura que porta una daga, viste una túnica negra. El negro además, invierte todo significado positivo de cualquier color vivo. El negro establece la diferencia entre el bien y el mal, porque a su vez, establece la diferencia entre el día y la noche.

Para Luckiesh, el negro tiene características que pueden considerarse negativas para el ser humano, ya que simboliza desgracia, oscuridad, noche, misterio de la nada, desesperanza, terror, horror, maldad, satanismo, crimen y muerte.1 Es el principal color del egoísmo y junto con el amarillo, simbolizan infidelidad y mentira, el mal premeditado. Todas las señales de advertencia son negras u amarillas: su mensaje es piensa lo que haces, podrías sufrir un accidente.

El negro también es el color de lo misterioso, la magia y la introversión. Negro y violeta es el acorde menos negativo de todos aquellos que llevan negro, porque es un acorde natural: el violeta se combina con el negro en el cielo nocturno. Juntos, son los colores de lo misterioso, de la magia. La magia negra conjura los poderes del diablo. Pero la magia no es esencialmente negativa, ya que negro y violeta, simbolizan además las fuerzas ocultas de la naturaleza. Es además el color de las cualidades principalmente masculinas, como la fuerza y la autoafirmación.

El negro es el color de lo sucio y lo malo. Toda maldad es negra, quien habla mal del otro, lo “denigra”, lo pone negro, ensucia su fama. En las familias hay “ovejas negras”. Cuando decimos que algo se ve negro, queremos decir que presentimos que ocurrirá algo muy malo con eso. Quien lo “ve todo negro”, es un pesimista. Y quien es muy malo, tiene el “corazón negro”. En un “día negro” suceden cosas desafortunadas. El negro es el color de la mala suerte: los supersticiosos le temen a los gatos negros. Para Graves, el color negro es indicador de depresión, solemnidad y profundidad. Para los niños el negro significa secreto, temor y mal.

El negro hace referencia a lo prohibido, el “mercado negro” y lo ilegal. Las “listas negras” son las que elaboran las dictaduras con los nombres de personas indeseables o de adversarios políticos. El negro es el color de las organizaciones secretas que van contra la ley. Las banderas y estrellas negras son símbolo de los anarquistas. La bandera negra con la calavera, es legendaria de los piratas.

El negro se hizo popular como color diferenciador entre todos los grupos que no se sentían como parte integrante de la masa y que no participaban de los valores de la adaptación. El negro es el color de la protesta y la negación. Escudero dice que el negro es típico de individuos con clara conciencia de enfermedad, estados de angustia y amenaza vital.

El negro además representa la violencia y la brutalidad. Apareció como color de un movimiento fascista en 1919, en Italia, y su distintivo era una camisa negra. En Italia, Inglaterra e Irlanda, un “negro” es un fascista. Los fascistas solían vestir de traje negro con la camisa negra del trabajo, usando el elemento igualador del negro, según el cual, cada miembro de la organización aparecía como igual de importante que el resto.

Cualquier grupo que se vista de un mismo color destaca y parece mayor de lo que en realidad es. Los uniformes negros dieron inmediatamente la impresión de que los que los vestían pertenecían a una gran organización. Toda organización política cuyos miembros se consideran dueños de las vidas ajenas suelen adoptar el color simbólico de la muerte, manifestando su predisposición a sacrificar las vidas de otros en favor de sus convicciones.

En la Edad Media, había tintoreros dedicados a teñir de hermosos colores y otros dedicados a teñir de negro. Los primeros teñían telas caras, de colores luminosos. Los segundos teñían telas baratas, de color negro, marrón y turbio azul de glasto. El negro más barato era el de “los pobres”. Más adelante, en 1900, las novias pudientes solían usar vestidos negros de seda, los cuales volvían a utilizar luego en fiestas y celebraciones.

Esto era un símbolo de status, que la familia de la novia intentaba demostrar a la familia del novio, en el “contrato” del matrimonio. El negro, entonces, es el color de la elegancia. La elegancia se contrapone al deseo de llamar la atención. Quien viste de negro renuncia incluso al color. El negro es la elegancia sin riesgo.

Esto se ve particularmente en la moda masculina, donde los trajes, el frac y el esmoquin, son siempre negros. En la moda femenina, Coco Chanel introdujo el “pequeño negro”, un vestido negro corto, para todas las ocasiones formales. La misma Chanel decía: “tres cosas necesita una mujer: una falda negra, un pulóver negro y el brazo de un hombre al que quiera”.2

La vestimenta negra concentra en el rostro, la impresión que la persona produce. Además el negro es el color que menos depende de las modas, así como los jeans, ya que desde los años cincuenta los colores de moda para vestidos comenzaron a ser ignorados. El negro además delata lo mayor o lo joven que uno es realmente, puesto que cuanto mayor es una persona, más mayor parece si se encuentra vestida de negro.

El negro aparece como estrecho y anguloso, duro y pesado. Los espacios negros aparecen como mucho más pequeños que los blancos. Los muebles negros dominan un espacio, parecen más pesados y macizos. Debido a un gran contraste con el entorno, el negro aparece como anguloso y duro. Un sofá negro parece más incómodo y duro que otro más claro. Aunque los objetos parecen más pequeños que los más claros, el negro es el color de lo grande. El negro siempre nos impresiona más.

En los objetos de lujo, la renuncia al color permite que el lujo se evidencie por sí mismo. El negro es la renuncia más notoria al color y también la renuncia más notoria a toda exhibición, por esto el negro es el color más respetable. Todo lo que aparecía como producto de la técnica más moderna era negro: televisores, equipos de música, cámaras fotográficas o relojes de pulsera.

El color debía desaparecer y la técnica aparecer en primer plano. Durante bastante tiempo, los diseñadores estilizaban objetos corrientes como productos de diseño, pintándolos de negro. Una fotografía en blanco y negro, parece tener mayor valor documental que otra en color. El negro y el blanco juntos, son los colores de los hechos objetivos.

En pintura, en un principio, se ocupaba el hollín de las lámparas de aceite y se mezclaba con un aglutinante. Hoy aún se ocupa esta técnica para hacer lápices, tinta china, acuarelas y pinturas al óleo, o para fabricar tinta de imprenta. El impresionismo no reconoció al negro como color, y en un principio el negro quedó prohibido. Los colores oscuros debían obtenerse mezclando el azul, el rojo y el amarillo.

Pero por su parte, Renoir reconoció al negro como el rey de los colores. Van Gogh, a su vez, ya como el primer expresionista, reconocía que el negro y el blanco tenían su razón y significado, y quien los suprimía no tenía nada que hacer. El negro de los pintores no era suficiente para él, lo mezclaba con índigo, siena tostada y azul de Prusia, para obtener un negro aún más negro.

El negro es el favorito del 10% de los hombres y de las mujeres.3 La preferencia por el negro depende, más claramente que en ningún otro color, de la edad, mejor dicho de la juventud: mientras más jóvenes, mayor es la predilección por el negro. Esta progresión también se da en el caso de los colores menos apreciados: hasta los 25 años, un 2% nombra al negro como el color que menos le gusta, y después de los 50 años, un 11%. El motivo es que los jóvenes asocian el negro a la moda y los automóviles caros, mientras que los mayores lo asocian con la muerte.

Imágenes de fazen, Rev. Santino, Private Custard y decadentyouphotography

  1. LUCKIESH, Matthew, Color and colors, Editorial Van Postran Company Ind., 1938, Nueva York – E.E.U.U. []
  2. JACKSON, Carole, El color de tu belleza, Editorial Acrópolis, 1984, Washington – E.E.U.U. []
  3. HELLER, Eva, Psicología del color, Editorial Gustavo Gili S.A., 2004, Barcelona – ESPAÑA. []
Publicado por Ingrid Calvo Ivanovic

Diseñadora Gráfica titulada en la Universidad de Chile. Magíster (C) en Estudios de la Imagen. Académica Coordinadora del Área Plástica del Departamento de Diseño de la Universidad de Chile. Miembro individual de la Asociación Internacional del Color (AIC). Miembro colaborativo del Study Group on Color Education de la AIC. Directora de Extensión de la Asociación Chilena del Color. Es también co-investigadora del programa Estudios del Color, en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Encuesta

¿Cómo eliges los colores para un proyecto de diseño?

Revisa los resultados

Loading ... Loading ...

Datos

PROYECTACOLOR ORGANIZÓ

Amigos de Proyectacolor